México, Distrito Federal I Agosto-Septiembre  2009 I Año 4 I Número 21 Publicación Bimestral IReserva de derechos N° 04-2008-03714320700-203 I ISSN: En trámite

 

 

 








 

 

 

ORGÁNICA PALABRA

 

Rafael Romero. (Guatemala, 1978). Sus textos continúan inéditos, excepto por algunas publicaciones en revistas (Incubus, La Ermita, Alenarte, Luna Park, Algarero). Licenciado en Letras por la Universidad de San Carlos de Guatemala. Cum Laude por la tesis Léxico, identidad e ideología guatemalteca en La Puerta del Cielo y otras puertas, de Luis de Lión. Creador de la revista antológica Te prometo anarquía en donde recoge las nuevas propuestas literarias y/o artísticas de Guatemala. Una breve muestra de su propuesta se encuentra en Epifanía doméstica de la nostalgia pura y Cinco kilos de vacío. Actualmente, reside en Madrid y trabaja como corrector de estilo

 

                                                                              

[UN ÁRBOL PARA TU DESIERTO]

 

ante esta forma no auténtica de casi vida, muy solo, deglutiendo una infantil manzana rancia, pero solo, empirista del sarcasmo bullanguero y mío, sólo solo apóstata y autista en la emisión del cuerpo, pero solo, babeando este candor que es tan rechazo, sigo solo, también terrible y obligado a conocerte, me quedo solo, aunado y solo, hermoso y solo, es lo que ves, es lo que tengo para darte y no sentirte ni un segundo sola, sin mí y amada

  

[RECÓNDITO]

 

tras la explosión

de un pensamiento

que anidaba en mi cabeza,

tu faz, tu cuerpo

y el halo oscuro

que dormía entre tus piernas

se disolvieron

con la misma prontitud

con la que un grito escapa

de la boca ante la muerte

 

aquella vez

me acurruqué más de la cuenta

y quise que mi mente se vaciara

como un sexo inquieto

 

roído por finísimos gusanos

el pensamiento

estaba intoxicado de deseo

pero sabía bien

sabía casi a cielo

a cielo subterráneo

  

[XXIX EPÍSTOLA A LOS LATIDOS]

 

en mi episodio, que es un rumor existencial de veintitantos años, habré canonizado la palabra interna con porqués de menester y rebeldía. veo hoy mi intromisión en los corrales de amorcillo como algo que tramaron ciertas voces que no son yo ni son columpio de ninguno, que no soy yo ni ellos, que son la rígida esperanza de que me una a algún rebaño de marchas perdidas. y lo que necesito es el cese de la infamia, del dolor carnal y de la erótica bujía que se enciende con palabras y azucenas, incluso hasta del mismo paroxismo, infante rubicundo que se harta de palomas callejeras dejando gran sanguinolencia en la memoria del curioso. no más endiosamiento muerto entonces sino más bien repuestos de alas para cruzar la escena con fiebre y calentura de salidas y de efugios. no más puntos sustanciales ni embarazos con el corazón abierto que sólo traen alargados gritos, fijaciones y latidos, algunos miles de millones de falsos y endémicos latidos

 

 [BANG]

 

calibrando mi diáfano bullicio

no me queda más que disparar al aire

en cada bartolina hay dos ventanas

adentro hay vida; afuera muerte

 

ahora mejor desmenuzar la circunstancia

y naufragar en vez de reventarse

apaciguarse con el ruido de las ratas

no divagar tanto para vivir de repente

 

la pólvora se sigue acumulando

 

[YENDO]

 

la vida avanza. no es más que un hilillo escarlata quizás interminable. los cabos que se atan son a veces esas colas de lagartos que se baten entre el fango. la vida se derrite como cera. el rostro que se quema en llanto es como un cirio a punto de extinguirse. y luego, cuando hay ceses y la vida se reúne y vuelve a ser dilema y atónito esperpento, surge otra vida, una extensión que participa de atracciones fuertes. hay trueque de entusiasmo para que otra vida se aproxime, para que juntas resuelvan encontrarse, desde orillas imprecisas, bailando un vals angelical a mano alzada

  

[ANTI-ODA Y AUTO DE PRESENCIA]

 

                           veme     estoy perdiendo

cada paso que no he dado

presiento que hay botellas y hay calor

                        pero no encuentro abrazos

la histeria apaciguada

por miles de neutrones que me tullen

                  y esta historia que no escampa

 

los roles     la ironía

la isla que es desierto para el cuerpo

         veme      no impresiones a la muerte

estoy encuclillado sobre un hueso

y puede que se quiebre y vuelva el llanto

 

                      es verdad     de herir respiro

de herir construyo este convento

y escaldo mi presencia en el planeta

                     veme     acuérdate del juego

quisiera actuar contigo siempre    

y autoexiliarme en utopías

           de herir responde tu alma y miente

 

  

[WARNING]

 

sangrientamente tuyo

mis labios romboidales

mi audaz y oscuro esmoquin

mi fresca piel de lobo

aclárate la mente

si me ves borrosamente bífido

o curiosamente sexy

no suelo perdurar en corazones

empapados de esperanzas

soy una estrella subterránea

¿quién te dijo lo contrario?

cuando el sol vomite luz

acuérdate de estos halos

y del cristal por donde

habría que salir volando

  

[DAME UN RESPLANDOR ETERNO]

 

sí, golpea mi garganta

dilata tu mensaje y arrastra una vocal

hasta mi abdomen escindido

 

que ya no sobre amor ni odio

que todo sea una neutral costumbre

y puedas celebrar contigo misma

 

golpéala, empújame a soñar

mientras me entierro en tu sonido

mientras me arropan las palabras

 

sí, golpea mi garganta

hazme crujir y que mi vil facundia

jamás alcance tus oídos

 

y el calor, aquel calor constituido

que casi no desaparezca

y puedas acordarte de golpearme

  

[LOS LADOS] 

 

cavando interminablemente en vos

sudando el vino que no nos duerme nunca

 

lanzados por los aires como injurias

que se esconden tras palabras de dolor y de nostalgia

 

clamor de nuestros egos, acaso ensimismados

quisiera detener aquí las horas y aniquilar lo que te aleja

 

oyendo salpicar con lodo mi esqueleto

soñando que quizás no estés en este lado

 

                                   

Del libro inétido Orgánica palabra, Rafael Romero

 

destiempos.com  I  Año 4 I  Número 21 I  2009 ©

volver al índice  

Copyright 2006-2009- destiempos.com - All Rights Reserved -