México, Distrito Federal I Agosto-Septiembre  2010 I Año 5 I Número 26 Publicación Bimestral I ISSN: En trámite

 

 

 








 

 

POETA BUSCA EMPLEO

 

Pedro Granados. (Lima, Perú, 1955). Ph.D Hispanic Language and Literatures por Boston University. Ha publicado Poéticas y utopías en la poesía de César Vallejo (2004), Poesía dominicana en tiempo real: El que fuera secreto mejor guardado del Caribe (2009) y Vallejo sin fronteras (2010). Poemarios: Sin motivo aparente (1978), Juego de manos (1984), Vía expresa (1986), El muro de las memorias (1989), El fuego que no es el sol (1993), El corazón y la escritura (1996), Lo penúltimo (1998), Desde el más allá (2002), Al filo del reglamento  y Soledad impura (2009). Novelas: Prepucio carmesí (New Jersey: Ediciones Nuevo Espacio, 2000), Un chin de amor. (Lima: San Marcos, 2005) y En tiempo real (Lima: PYTX/ Mar con Soroche, 2007). Parte de su obra ha sido traducida al inglés, portugués y alemán. Ha leído su poesía en: Festival Internacional de Poesía en Medellín, Casa de América en Madrid, Cornell University, Boston University, Universidad de Puerto Rico, Municipio de Montevideo, etc. El 2008 fue jurado de la I Bienal Internacional de Poesía Copé (Petroperú).

 

Poeta busca empleo

 

muy bien remunerado.

 

Cura almas.  Menos la suya.

 

O permite ponerlas

 

sobre cualquier papelito

 

para que ya no molesten.

 

Colabora en hablar con Dios

 

todos los días

 

como si fuera la cosa más simple

 

de este mundo.

 

Y aquí no ha pasado nada.

 

Tú sigues siendo tú

 

y Dios continúa siendo el mismo

 

aunque ahora con algo así, entre ambos,

 

como de un acuerdo de caballeros.

 

Dejas de preguntar, deja de atormentarte.

 

Pero de todo corazón.

 

A las feas el poeta

 

les permite ser lindas.

 

Y a estas últimas disfrutar, también,

 

con el imaginarse ser de lo peor.

 

Aunque, ahí mismo, volver a la realidad

 

frente a la más próxima y golosa

 

de las miradas.

 

Todos los problemas de gramática

 

o  comunicación

 

los resuelve, además, entre los hombres:

 

pobre diablo, farsante, comemierda

 

se mencionarán al desgaire

 

--de ida y vuelta--

 

y esto vaya si libera.

 

¿Cómo iba a ser de otro modo?

 

Para pagarle

 

pónganse las dos manos

 

en  el pecho

 

y dejen libres los bolsillos.

 

Nadie ha de devolverles su dinero,

 

qué va.  Aunque el poeta ya sabrá

 

disfrutar como un chancho con ello.

 

Los más concientes se sentirán justos,

 

ecológicos, realizados.  Ojo

 

no sólo así se sentirán,

 

sino que muy de veras lo serán.

 

Y los denominados corruptos,

 

si es que a un verdadero corrupto

 

pudiese interesarle también la poesía,

 

caerán en la cuenta que estuvieron detrás

 

de un misio chancay de a veinte.

 

Que los grados de  manipulación acaso

 

son insondables.  Se mirarán el propio ombligo, entonces,

 

luego el de su prójimo, a través de tan distintas ropas,

 

por cierto, y comprenderán

 

que junto con ellos perdimos

 

inadvertidamente el tiempo.

 

Denle su dinero al poeta, su lugar

 

en este no lugar.  Él sabrá convertirlo,

 

de modo puntual, en incienso muy fino.

 

A más caudales, más nítido

 

y permanente el humo.

 

Dense el espectáculo, para nada gratuito,

 

de verlo gozar como el chancho que es.

 

 

destiempos.com  I  Año 5 I  Número 26 I  2010 ©

volver al índice  

Copyright 2006-2010- destiempos.com - All Rights Reserved - Grupo destiempos S.de R.L. de C.V.-